Portada de 256
Categorías:   aventura espacial; ciencia ficción espacial; exploración espacial; viajes estelares; colonización extraterrestre; futuro distópico en el espacio;

La mente, la última frontera. Una nave parte de Júpiter rumbo a Titania, la mayor luna de Urano. Doscientos cincuenta y seis días de viaje por delante.

La tripulación tiene restringida la comunicación hacia el exterior. Los recursos son limitados y no conviene malgastarlos. En total, cada persona puede publicar un mensaje cada día con un límite máximo de doscientos cincuenta y seis caracteres.

Doscientos cincuenta y seis días. Doscientos cincuenta y seis mensajes. Sesenta y cinco mil quinientos treinta y seis caracteres para relatar el viaje.

Velocidad de crucero. 360000 km hora. No es el objeto más rápido del universo, pero sí el más rápido tripulado. Y yo voy dentro. La caña. Mañana ya podemos conectarnos con otra gente. En los mensajes internos no hay límite. A ver cómo está el percal.

Esta obra está narrada a modo de diario de viaje. Durante toda la historia se acompaña la experiencia personal de una de las tripulantes, que cada día comparte una suerte de resumen de la última jornada.

La nave es muy rápida y va masivamente poblada. Durante el trayecto, las personas a bordo reciben la formación adecuada para levantar una nueva colonia en destino. Pero una cosa sucede en cierto momento del viaje, algo relacionado con el pasado de la humanidad que pone al conjunto de la expedición en un serio aprieto de supervivencia.

La historia mezcla aspectos característicos de la ciencia ficción clásica con elementos de intriga propios de los thrillers más actuales. Al condensar el núcleo de la narración en 65536 caracteres (256 al cuadrado), el texto no se pierde en descripciones innecesariamente largas. Va a lo concreto, a lo que necesita ser contado para hacer avanzar la aventura.

Portada de 256

La portada es un resumen básico de la historia. El cerebro está formado por bolsas de polvo interestelar. En su interior, una nave se propulsa hacia algún lugar. El viaje espacial es, al mismo tiempo, una exploración del cerebro humano, sus posibilidades y limitaciones.

Tengo las ideas que me van a reventar. Me han instalado rutinas básicas de génesis y gestión de colonias y siento que no me cabe más conocimiento. Le voy a bajar un poco al flujo para que no me dé un apechusque informativo. Yo creo que con 1.2 Tf va bien.